En un principio, hace cinco décadas, los satélites tenían un uso exclusivamente militar, para tareas de navegación, investigación y espionaje del ejército. Hoy sin embargo, se han convertido en una herramienta fundamental en el normal desarrollo de nuestras vidas cotidianas. Los vemos en funcionamiento a través de diversas actividades como la transmisión de televisión satelital, reportes climáticos, transmisiones en directo de eventos deportivos desde cualquier parte del mundo o de corresponsales de telediarios de noticias, así como simples llamadas telefónicas, entre otras cosas. Pero también realizan muchas más tareas que no se encuentran tan a la vista nuestra pero que aún así son esenciales para el funcionamiento de países enteros o incluso se los utiliza en investigación terrestre (por ejemplo para medir el movimiento de continentes y la predicción de fenómenos geológicos, la medición áreas de bosques, etc) o espacial (por ejemplo telescopios para el estudio de galaxias lejanas y del origen del Universo).

Algunas de las utilidades de los satélites artificiales incluyen:

  • Los medios y agencias de prensa los utilizan para transmitir las noticias locales e internacionales al instante y así distribuirlas a medios de comunicación de todas partes del mundo.
  • Las empresas distribuidoras de televisión por cable antes de enviar las señales de distintos canales a través de cables a nuestras casas, reciben las señales de cada uno de ellos por satélites que las envían desde distintos lugares del mundo y que son captados por antenas ubicadas en el edificio de la empresa distribuidora de TV por cable.
  • Los aviones o barcos accidentados pueden ser fácilmente localizados por equipos de rescate, gracias al envío de señales por parte de los extraviados a satélites, que luego pueden ser captadas por los equipo de rescate.